LAS MILPAS DE MI PUEBLO

El cultivo de nuestros productos de consumo siempre han sido parte fundamental de la supervivencia mexicana.

Recordemos las chinampas, que desde que se asentaron los aztecas; nos dejaron su legado y tradición. Como parte de ello, son las milpas. ¿Qué es eso? Te voy a platicar un poco.

La palabra milpa proviene del náhuatl “milpan” (“milli” –parcela sembrada- y “pan” –encima de-) y se refiere al sistema de producción agrícola para aprovechar espacios reducidos y lograr generar calabacitas, chiles, tomates, frijol y maíz; además de otros frutos o legumbres según el clima o la región.

En las milpas podemos ver crecer productos que surgen de manera natural, como los quintoniles, verdolagas, nabos, romeritos, huauzontles o nabos, pero también se aprovechan los arbustos y árboles que crecen; para obtener frutos o semillas que se puedan sembrar.

Pero no siempre son frutos; pues también se dan “plagas” (los ponemos entrecomillado porque son comestibles), tales como los gusanos de maguey o el huitlacoche. Pero no solamente las milpas generan maíz, ya que demás vida puede ser cosechada o tolerada.

Es esto, lo que la convierte en un ecosistema que favorece la vida de otras especies que también han sido (y siguen siendo) la base de la alimentación mexicana. Las milpas se conocen también como “milpan”, “huamilpa”, “guela”, “cue” y otros nombres según la región donde proliferen; ya que su cultivo se propagó hacia todo el país.

Según el tipo de suelo, es el tipo de milpa; ya que varían las condiciones del suelo, cima y hasta de los gustos y tradiciones de los campesinos que la trabajen; por lo que no existe solo un tipo único de milpa.

Según la región del país, el aprovechamiento de las milpas se estalece según la época del año; a la usanza del sistema de “roza y quema”, ya que primeramente se limpia mediante el fuego y luego se puede sembrar y aprovechar los nutrientes de las cenizas.

Pero, según el clima y las condiciones es como mejor se adecúa la tierra para que de sus mejores frutos; siendo los campesinos los mejores guardianes para conservar la agrobiodiversidad.

Entre ellos, existe el dicho de “hacer milpa”, el cual se refiere a llevar cabalmente todo el proceso de producción. Desde preparado y sembrado, hasta la cosecha. Lo cual también implica, el mantenerlas limpias.

Este es un conocimiento que se ha transmitido de generación en generación. ¡Mis respetos para estos honorables trabajadores!.

Esta es solo una pequeña muestra de lo que encontrarás en nuestro sitio web. Visita nuestra tienda de artesanías en http://www.regalos-artesanales.com.mx ¡enviamos a todo México y el mundo!.




Equipo de Ambiente Mexicano
Equipo de Ambiente Mexicano

Autor



Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.