¡Sáquese a bañar!

A nadie le cae nada mal un buen baño. Ya sea para terminar de despertarse, o para descansar luego de un largo y pesado día de trabajo… Sin embargo, para nuestros antepasados mexicanos, simbolizaba algo màs que limpieza del cuerpo. Ven, te invito a saber de que se trata.

El “Temazcalli” (o “casa de vapor”) es un baño que se realiza con vapor y algunas yerbas aromáticas (muchas de ellas con propiedades sanadoras), y era de uso común en pueblos del centro de México, e incluso en Centroamérica. Para llevar a cabo el baño, era preciso contar con una pequeña construcción especial para ello; una especie de “casa” (de ahí su nombre), donde se colocaban piedras volcánicas calentadas al rojo vivo donde se vierte agua (o infusiones aromáticas) sobre las piedras. Naturalmente, el cuerpo suda, eliminando asi las toxinas.

Aunque, como les comentaba, su uso iba mas allá de la limpieza corporal, ya que en varios casos era todo un ritual donde se entonaban cantos y rezos para purificar la mente y el espíritu. Es decir, se le consideraba una herramienta de sanación. A la llegada de los españoles, fue prohibido por el horror que causó el uso ritual y también a causa de los prejuicios europeos.


Pero nuestros abuelos nos siguen aconsejando el uso del temazcal, ya que es muy útil para ciertos padecimientos; e incluso se recomienda a las mujeres que recién dieron a luz, para reafirmar sus tejidos y que su recuperación sea más pronta.


Sea cual sea el motivo… un buen bañito a todos nos cae bien. ¿No lo creen? Y en la actualidad, varios centros turísticos ofrecen esta modalidad, junto con un buen masaje, ¡incluso los spas más exclusivos!, así que ya lo sabes, no importa si vas en micro, pecero, o manejas un BMW, ¡a todos nos cae de maravilla un temazcalazo!... ¡Ah! ¡Ya se me antojó un buen descanso relajante! ¿A ustedes no?

 

Imágenes para éste post:

Temazcal: Belelú (www.belelu.com) y versana.co

 




Equipo de Ambiente Mexicano
Equipo de Ambiente Mexicano

Autor



Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.