Gordo, gordo, gordo…

No estoy describiendo a mi vecino; estoy dándote una pista de lo que te voy a contar.

Resulta que hay cierto tipo de carne que además de deliciosa, se ha servido en las fiestas de pueblo y muy socorrida en épocas decembrinas. Por si fuera poco es 100% delicioso. ¿Cuál es?.

El guajolote, señoras y señores. Nada más y nada menos. Y son muy bonitos, un poco extraños pero el macho tiene colores llamativos en la cabeza y un particular “moco” que lo hace verse muy salvaje y llamativo.

Sobre todo en su época de celo porque los machos hacen sonidos para atraer a las guajolotitas (es decir, se ponen guapitos con su gorgoreo y su outfit esponjoso), y también se esponjan abriendo sus colas en forma de abanico.

Cuando por fin han conquistado a su damisela, esta pone de 8-15 huevos; que son incubados entre 25-30 días. ¿los has visto? son más grandes que los huevos de gallina y tienen muchos lunares que los hacen ver muy simpáticos. Parecen pecosos.

Eso sí, cuando encuentras uno por casualidad (y que no está de buenas el ave en cuestión) sólo te diré algo: ¡corre! Pues sus picotazos duelen mucho. Así que lo mejor es verlo de lejos y recordar cómo en las casas de los pueblitos se oía por las mañanas el “gordo” “gordo” de los guaolotitos buscando novia.

Esta es solo una pequeña muestra de lo que encontrarás en nuestro sitio web. Visita nuestra tienda de artesanías en http://www.regalos-artesanales.com.mx ¡enviamos a todo México y el mundo!


Equipo de Ambiente Mexicano
Equipo de Ambiente Mexicano

Autor



Dejar un comentario