Barro de Metepec

El Antiguo Testamento inspiró la creación de los Árboles de la Vida, pues retratan como Yahweh, nuestro Dios Todopoderoso, creó al primer hombre tomándolo de la tierra y de él a la primera mujer. Lo que se inspira en lo bueno siempre tiene un grandioso resultado: una obra de arte que halagará a los gustos más selectivos y exigentes.